Diputada Constituyente para la Ciudad de México, Diputada en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y en la Cámara de Diputados a nivel Federal, integrante de la Comisión Permanente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN

Kenia cuenta las implicaciones de la paridad política, la cual parte de la idea de que la representación política debe ser un reflejo de la composición de la sociedad que es representada, partiendo del inicio de la vida democrática en el país, donde en el Constituyente de 1917, no incluyó a ninguna mujer:
“(…) Tú ves la foto y es impresionante, porque justo todos los carrancistas victoriosos que generaron la constitución de 1917 eran hombres; primero era algo muy elemental porque las mujeres no votábamos, y segundo, porque las estructuras de poder se entendía para esas –digamos- de esas dos mitades de las que hemos hablado se entendían sólo para una mitad, que era para los hombres. Cien años después, la foto es casi idéntica ¿Por qué? Porque vuelves a ver a los gobernadores a hombres, en fin, a toda la lista de la que ya hemos platicado todos son hombres y sólo una mujer”.

Una visión democrática paritaria, sin embargo, trae muchos retos a los partidos políticos, en particular a los grupos de mujeres en política que buscan trascender los espacios a los que se ha limitado a las mujeres:
“Entonces, bajo ese nuevo escenario jurídico, ese nuevo escenario legal, tenemos que volcar a las mujeres que se dedican a hacer política, tenemos que volcar todas las herramientas posibles. Por qué –por ponerte un ejemplo- las comisiones son multitemáticas, pensar en que sólo les vamos a dar cursos de género o solamente cursos de desarrollo urbano o solamente cursos de derechos humanos, sería negarnos la posibilidad de integrar, de dirigir o hasta de presidir comisiones que son súper importantes o trascendentales como por ejemplo, la comisión de presupuesto en la Cámara de Diputados, o la Comisión de Hacienda. Si creo que tenemos que hacer hoy es, entender que hoy las mujeres no solamente estamos obligadas a estar en la Comisión de Desarrollo Social, no, que podemos presidir la Comisión de Presupuesto –por ponerte un ejemplo- y para eso es necesario que las mujeres se capaciten en sus ámbitos de competencia, el que sea, para que lleguemos a acceder a los mismos espacios, todos en las mismas condiciones”.


Kenia habla de:

Experiencia en la política
Señala que no existe una capacitación directa para entrar al ámbito político, su partido no le enseño y todo el conocimiento adquirido fue por experiencia propia. Por ello, en necesario estar preparada y contar con los conocimientos técnicos. Es necesario además, conocer “las reglas del juego”, cómo hacer una campaña política, establecer y difundir una propuesta. Con la nueva ley de paridad, se requiere que las mujeres tengan los conocimientos técnicos, conocer esas reglas del juego y después se pongan la práctica.

Procesos de formación en el ILSB
El hecho de contar personalmente, todas las experiencias vividas las cuales pueden repetirse en diferentes contextos ayudan a que se logren reconocer y al mismo tiempo disminuir las prácticas de violencia política que se generan. Por ello, es necesario de la colaboración mutua, transmitir a nuevas generaciones de mujeres políticas para que vivan mejores experiencias a diferencia de algunas mujeres que llevan más tiempo en el ámbito político

Cómo completar las mentorías
Es necesario una capacitación previa, conocer cuáles son las condiciones partidistas y legales para que las mujeres puedan ser candidatas ya que es “una gran irresponsabilidad” de los partidos, enviar a mujeres en candidaturas sin una preparación o sin una noción clara de cómo es dicho proceso.

Paridad de género en la política
Si bien, las mujeres llevamos medio siglo votando, aún es rezagada la idea y la práctica de ser votadas, ya que existen prácticas que en 100 años de democracia no han podido ser trascendidas. La ley de paridad, ayuda a que poco a poco se rompan con los estereotipos de género y se pueda ser votado independientemente del género. Es una gran oportunidad que se está abriendo para las mujeres; se podrá acceder a la mitad de los espacios de la administración pública y espacios de decisión para beneficiar a la ciudadanía en su conjunto.

Lo público y lo privado en la política
Estar en la política es entender que es formar parte del espacio público, para las mujeres es mejor entenderlo de esa manera ya que es así como se ha manejado, y es así mismo como lo han entendido los hombres. Lo anterior implica también comprender que se cuenta con menos tiempo para el espacio privado, que si bien se pueden complementar, uno será el que tendrá mayor peso.

Democracia y ciudadanía
La ciudadanía entendida como el empoderamiento, la capacidad de decidir de manera informada, así mismo como la capacidad de exigir y solicitar que la información sea proporcionada, para que en su conjunto, se puedan elegir mejores gobiernos y administraciones. La democracia, aquella que sirve, es la que los ciudadanos y con ello decidieron ejercer su voto libremente, de manera voluntaria se cree y se confía en un partido o en un candidato lo cual como ciudadano es una gran oportunidad.

Comments 0